Propiedad en Nueva York | Chrysler Building | Nueva York, NY | Tishman Speyer

Inmuebles

Propiedades / Norteamérica / NY, NJ, CT, MA / Nueva York

NUESTRA PLATAFORMA EN FUNCIONAMIENTO

Gracias al proyecto del Chrysler Center, Tishman Speyer transformó un edificio histórico decadente de Manhattan en un galardonado centro de oficinas y locales comerciales.

405 Lexington Avenue
Nueva York, Nueva York 10017

UN ANÁLISIS MÁS DETALLADO DE : Chrysler Center

Tishman Speyer adquirió un edificio histórico decadente que estaba teniendo dificultades para reunir y crear una de las direcciones de negocios más codiciadas de Nueva York dentro de esta obra maestra de Art Decó.

LA PROPIEDAD

Tishman Speyer adquirió el Chrysler Building en 1998 tras una compleja serie de transacciones. Además del famoso Chrysler Building, la transacción incluyó el Kent Building adyacente de 32 plantas situado al este, así como cuatro edificios comerciales de baja altura. En total, los seis edificios ocupan una manzana entera en el centro de Manhattan, que limita con Lexington Avenue y Third Avenue y con las calles 42nd y 43rd, a tan solo una manzana de Grand Central Terminal. Nuestra reputación por la destacada renovación y la gestión superior en Rockefeller Center fue importante para el vendedor y llevó a una ampliación a largo plazo del arrendamiento del terreno como parte del acuerdo.

NUESTRO PAPEL

Tishman Speyer supervisó todos los aspectos de la renovación del histórico Chrysler Building, incluyendo la gestión de los arquitectos y los contratistas seleccionados así como el diseño y la integración del Chrysler East Building y los Trylons.

Establecimos tres objetivos clave para la propiedad: devolver el brillo a un edificio apagado y hacer del Chrysler Building un destino para inquilinos de alta calidad; renovar el Kent Building y reposicionarlo como el Chrysler East Building del nuevo Chrysler Center; y crear excitantes oportunidades comerciales nuevas a lo largo de 42nd Street, una de las calles más animadas de Manhattan.

Para crear el Chrysler Center, Tishman Speyer rehabilitó los edificios existentes en tres fases consecutivas. Primero, el Chrysler Building fue totalmente renovado dentro de las pautas del edificio histórico, con muchas de las famosas características Art Decó del edificio totalmente restauradas. Los escaparates comerciales a pie de calle y las entradas al edificio fueron sustituidos y reparados. El grandioso vestíbulo, con sus lujosas paredes de mármol rojo de Marruecos y el suelo de mármol amarillo de Sienna, fue un foco natural. El mural en el techo del vestíbulo pintado por Edward Turnbull y titulado Energy, Result, Workmanship and Transportation, también fue sometido a una restauración de calidad de museo. Con unas dimensiones aproximadas de 30,48 x 23,16 metros, es uno de los murales de lienzo más grandes del mundo.

Además, en los portales de entrada, los paneles de cristal opaco se recrearon en la fábrica alemana que fabricó los paneles de cristal originales utilizados cuando se construyó el edificio. La exquisita marquetería de madera de las puertas del ascensor originales fue reparada por artesanos especializados, utilizando maderas exóticas de sustitución procedentes de todo el país. Además, para garantizar que el edificio cumpliera los estándares del siglo XXI, los sistemas de ascensores, CVAA, electricidad, fontanería y seguridad vital y contra incendios fueron mejorados. Estas mejoras contribuyeron a que el edificio obtuviera la prestigiosa calificación de ENERGY STAR® en 2008. Esta designación sitúa al Chrysler Building entre los edificios comerciales de mejor rendimiento del país, utilizando un 40% menos de energía y generando un 35% menos de dióxido de carbono que los edificios medios.

En segundo lugar, el Chrysler East Building fue ampliado mediante la construcción de 12.077 metros cuadrados de espacio de oficina adicionales utilizando los derechos aéreos de los cuatro edificios comerciales adyacentes y acabándolo con un nuevo muro cortina de cristal sobre la fachada de ladrillo existente. El espacio adicional convirtió un edificio lateral ineficiente en un edificio central eficiente, que lo hace más atractivo para usuarios corporativos de alto nivel. El vestíbulo también fue rediseñado y todos los sistemas mecánicos se mejoraron o sustituyeron.

En tercer y último lugar, el fallecido arquitecto Philip Johnson reconcibió los cuatro edificios comerciales para que hicieran las veces de punto focal entre los estilos arquitectónicos de los edificios Chrysler y Chrysler East. El resultado es un edificio con revestimiento de cristal y 24 metros de altura, consistente en pirámides de tres lados rodeadas por dos escaparates comerciales revestidos de granito. La zona fue rebautizada como los Trylons, en honor a los galones en la aguja del Chrysler Building y el cristal y el acero inoxidable del Chrysler East Building. Ahora alberga los servicios clave para nuestros inquilinos de oficinas, incluyendo The Capital Grille.

EL RESULTADO

El Chrysler Center ha obtenido varios galardones y logros. Además de la certificación ENERGY STAR® del EPA, ganó el 2000 Proyecto de renovación del año, el 2002 Premio a la excelencia en ingeniería de NYACE y el 2001 Premio a la renovación excepcional de Skyscraper Museum.

Ahora, el Chrysler Center ofrece una elección a los inquilinos profesionales: el edificio histórico Chrysler Building, donde las amplias superficies de las plantas bajas acomodan a usuarios de grandes espacios y los pisos de la torre de diferentes tamaños ofrecen a inquilinos más pequeños total visibilidad y eficacia de la planta, o el Chrysler East Building, un moderno edificio de oficinas conectado física y arquitectónicamente al Chrysler Building.

El dinámico programa de marketing y arrendamiento de Tishman Speyer resultó en la firma de nuevos arrendamientos de más de 102.193 metros cuadrados en el plazo de 18 meses tras la adquisición, de un proyecto con un tamaño total de 183.483 metros cuadrados. Incluso más sorprendente es la calidad de los inquilinos que han optado por hacer del Chrysler Center su hogar, incluyendo bancos nacionales e internacionales, firmas de abogados y compañías de seguros. Los rigurosos esfuerzos de arrendamiento y gestión se mantienen en la actualidad, ya que la propiedad tiene una tasa de ocupación del 97,9%. Nuestro equipo también planificó la recapitalización de las tres propiedades en dos sociedades diferentes. Las recapitalizaciones incluyeron la refinanciación de los edificios con deuda de tipo de interés fijo a largo plazo.

Resumen

Desde la adquisición del Chrysler Center, Tishman Speyer ha creado valor a través de la rehabilitación, el arrendamiento y la recapitalización. La amplia renovación y mejora que implementamos no solo aumentó la superficie para alquilar del proyecto en unos 12.077 metros cuadrados; también marcó un nuevo estándar para el espacio de clase A en el mercado.

Gracias al proyecto del Chrysler Center, Tishman Speyer transformó un edificio histórico decadente de Manhattan en un galardonado centro de oficinas y locales comerciales.