Tishman Speyer utiliza estrategias de inversión esenciales, de valor añadido y oportunistas que están diseñadas para minimizar el riesgo e incrementar el valor total para los inversores. Nuestro enfoque de inversión aprovecha una amplia plataforma de profesionales inmobiliarios internos cuya pericia abarca las diferentes fases de la inversión y gestión inmobiliaria. Estos recursos globales se basan en un constante y disciplinado proceso de inversión que combina el conocimiento del mercado local con la experiencia práctica a la hora de crear valor y cubrir los objetivos de inversión de nuestros clientes.

Desde nuestra fundación en 1978, hemos recaudado 32.300 millones de dólares estadounidenses en financiación y capital de inversión conjunta para invertir en inmuebles de los Estados Unidos, Europa, Brasil, China y la India. A través de estas inversiones, hemos adquirido, promocionado y gestionado más de 16 millones de metros cuadrados de inmuebles en nombre de nuestros clientes, lo que representa un valor total de 81.000 millones de dólares estadounidenses.

Tishman Speyer aspira a crear valor de forma continuada en todas las fases del ciclo de vida de la inversión. Combinamos la pericia de los equipos de inversión locales con el apoyo centralizado y la profunda experiencia de un compañía inmobiliaria global. En contraste con otros enfoques de inversión que se basan en proveedores terceros de servicios, nosotros recurrimos a nuestros propios profesionales capacitados, lo que garantiza un desempeño constante y de alta calidad en todas nuestras actividades, desde la adquisición, colocación y aprobación de las oportunidades de inversión pasando por la gestión continua de las operaciones inmobiliarias hasta la planificación temporal y la estrategia de la disposición final. El resultado es una búsqueda de valor bien orquestada y disciplinada.